Puertas de seguridad

Blindar una puerta es dotarla de mejores medios de los que dispone, para no dar facilidades de entrada en la vivienda a intrusos para apropiarse de lo ajeno. Por otro, sentir la sensación de tranquilidad y seguridad de las personas que la habitamos. Cuanto más resiste una puerta el ataque, más aumenta el tiempo, ruido y riesgo para el ladrón

¿Como realizar el blindaje de una puerta de vivienda?.

Para blindar o reforzar una puerta se puede fijar una chapa de acero -bastará que tenga entre uno y dos milímetros- por su parte interior. Una vez colocada la placa se recubre con un tablero de la madera para disimular su presencia y mejorar la estética de la puerta. Además de colocar la plancha de blindaje, se pueden sustituir las bisagras existentes por una línea de pernios equipada con pivotes antipalanca, para dificultar en lo posible el intento de apertura por esta vía.

Una de las zonas por la que los ladrones suelen atacar las puertas, sean blindadas o no, son los perfiles de las mismas. Unos perfiles de hierro colocados en los marcos es un método que suele disuadir a los ladrones que intentan forzar la puerta haciendo palanca.

En el mercado hay diferentes tipos de puertas de seguridad, y aunque está demostrado que ninguna resulta infranqueable, una puerta acorazada, hecha a conciencia, desanima bastante a los amigos de lo ajeno, porque el ruido que harán mientras intentan forzarla podría despertar a los inquilinos de la casa o a algún vecino.

Aunque ningún tipo de puerta ofrece la seguridad al 100 %, de lo que se trata es de poner dificultades a los ladrones. Las principales caracteristicas de las puertas las definimos como.

Puertas de seguridad. Son las más sencillas, y las menos seguras. No cumplen ninguna normativa, y por ello, no se garantiza su resistencia ni su composición. Suelen ser de madera reforzados con perfiles metálicos resistentes al fuego, pero no siempre son de acero por lo que se pueden forzar con facilidad usando palancas. Las cerraduras no son de seguridad, lo que impide su extracción utilizando ganzúas.

Puertas blindadas. Son las más utilizadas como puerta principal de acceso a viviendas, oficinas y comercios, aunque su colocación va en aumento, ocupa un lugar intermedio entre los tres modelos. Las hojas de que se compone- placas que sirven para abrir y cerrar las puertas- pueden estar fabricadas con madera, aleaciones y metal. Están recubiertas con una chapa de acero de dos milímetros de grosos en las dos caras que conforman la puerta.

Puertas acorazadas. Su principal cualidad es su alta resistencia a todo tipo de ataques violentos, y su mayor desventaja es que son las más caras del mercado. Están formadas por tubos de acero y hormigón, así como de diversas aleaciones de metal, Cuentan con varios puntos de cierre que se encastran en la estructura del marco, también de acero recubierto con madera. Las bisagras también están reforzadas, y son resistentes a la acción de palancas. Por lo que respecta a la cerradura, su éxito radica en que una vez que se cierra la puerta, el cierre se activa en la parte frontal, inferior, superior y lateral de la misma.

Las cerraduras otra de las partes a tener en cuenta. Una buena opción son las cerraduras de tres puntos de anclaje, que se fijan en el marco vertical como cualquier cierre convencional, pero que además disponen de una barra de acero vertical que se ancla en un agujero practicado en el suelo y en un cajetín situado en el marco superior. De este modo se obtiene una mayor resistencia a intentos de intrusión. Existen en el mercado otros tipos de cerradura de combinación que puede ser mecánica, digital, retardada o electrónica etc.

Mas noticias sobre: Seguridad

Recomendar:

 

S. Cuevas
Diciembre 31, 2011
Valora esta nota
Más sobre: seguridad para hogar
COMENTARIOS